jueves, 29 de enero de 2015

jorge reyes - de todo un poco



01. Do-Do
02. Guajirón
03. Contraste
04. Realidad Y Fantasía
05. Obsessión.mp3
06. Cuando tu me quieras
07. Blues con Clave
08. Descarga 2003
09. Con-Tumba y Con-Trabajo
10. Take the A Train

Total Size: 88,66MB


Recorded in Havana March 2004

Quote:

Jorge Reyes De todo un poco


Aunque entre nosotros todavía no hay plena conciencia de que en estos años la música ha funcionado en Cuba como manifestación de una nueva cultura, y como terreno de lucha en cuanto a la verdad, las definiciones sobre lo cultural y lo nacional, estoy convencido de que algún día se escribirá una historia social de la sensibilidad auditiva para el arte sonoro desarrollado por los cubanos en el período comprendido entre las últimas décadas del siglo XX y los inicios del XXI. En ese futuro texto, que por supuesto no se referirá solo a lo musical, de seguro habrá un espacio dedicado al jazz y, en particular, a su corriente latina, variante en la que nuestros instrumentistas figuran entre lo más destacado a nivel mundial.

Uno de los músicos locales que durante años ha evidenciado sobradas credenciales como jazzista es Jorge Reyes, quien se ha desempeñado tanto en el contrabajo como en el bajo eléctrico. Es una figura de la cual se viene hablando desde los 70, su intenso quehacer como sesionero está plasmado en numerosos CD, entre los cuales cabría mencionar de los más recientes los hechos con Ernán López-Nussa (Habana Report), José María Vitier (Iré Habana) e Hilario Durán & Perspectiva (Encuentro en La Habana).

Su última producción discográfica en plan de artista protagónico es el álbum De todo un poco, que salió al mercado a través del sello Unicornio, la disquera que en Cuba ha editado una mayor cantidad de fonogramas de jazz en los dos últimos lustros. Lamentablemente y para no perder la costumbre, el trabajo de Jorge y los músicos que lo acompañan en la grabación ha sido muy poco difundido por nuestra radio, con lo cual un excelente material sonoro ha pasado sin penas ni glorias, destinado a que lo disfruten solo aquellos que hemos tenido la fortuna de tener acceso al CD.

En este disco, Reyes vuelve a demostrar que sabe alternarse a la perfección entre las dos funciones que le corresponden al bajo en propuestas como la que él nos entrega, o sea, puede limitarse al importantísimo rol de servir como soporte rítmico junto a la percusión para que otros hagan sus respectivos solos o, llegado su momento, asumir el protagonismo instrumental. En ese sentido, Jorge domina los lenguajes provenientes de la tradición y de la contemporaneidad. No en vano muchos seguidores del jazz en nuestro país lo consideran fiel continuador del legado que en Cuba han dejado nombres como los de los hermanos Orlando e Israel López o Papito Hernández.

La llamada “descarga cubana” es retomada por Reyes para De todo un poco, pero con el tratamiento armónico de nuestro tiempo. Asimismo, la diversidad estilística apreciada en la grabación posee el mérito de sonarnos orgánica y nunca da la impresión de ser una simple sumatoria de distintas piezas que se mueven a través del bolero, la guajira, la rumba, el son o la contradanza, un error en el que caen no pocas producciones fonográficas. En el rico ir y venir por nuestros géneros, el contrabajo aparece como columna vertebral de cuanto se escucha.

Otro detalle digno de ser mencionado es que en el repertorio incluido en el álbum aparecen varios temas acreditados a la firma autoral del propio Jorge. Igualmente encontramos revisitaciones a obras de autores como Hilario Durán (alguien con quien el contrabajista laboró por muchos años) y César Portillo de la Luz. De las piezas que en mi opinión sobresalen en el CD, quiero mencionar los boleros interpretados por Evelyn García Márquez, una voz que algunos la conciben únicamente en el pop y la balada, pero que además tiene muchas posibilidades para el canto por su ductilidad y conocimiento de la técnica de vocalizar, como lo demuestra aquí.

Notable ejemplo de lo anterior se registra en la versión realizada a propósito de Obsesión, original del puertorriqueño Pedro Flores, y que considero es uno de los mejores momentos de todo el material. En el arreglo que ahora nos propone Reyes acerca de dicha composición, la voz se acompaña únicamente por las cuerdas del contrabajo, que hace una formidable labor de respaldo armónico. De algún modo, el mencionado corte da continuidad a anteriores trabajos de este creador, como por ejemplo Dueto latino, una composición suya para contrabajo y saxofón, o aquella fabulosa versión que hiciera para su primer disco en solitario (el titulado Pocito once) en torno a ese clásico bolerístico que es Cómo fue, en donde el canto de Omara Portuondo era acompañado tan solo por un bajo eléctrico procesado con un pedal.

También me resulta muy buena la interpretación que Jorge Reyes y su quinteto realizan de Take the “A” train, estándar perteneciente a Billy Strayhorn y que aquí está reorquestada para traerla a los códigos del jazz afrocubano y donde el fraseo de los solistas transmite una carga explosiva, signada por la emotividad. Con acertado desempeño de los músicos de respaldo, Jorge Reyes puede sentirse satisfecho con lo hecho en De todo un poco.


Espero les guste
Saludos
Candela

No hay comentarios.: